Todas merecemos un tiempo de relax.

¿A quien de ustedes no le ha pasado? Muchas veces sentimos que vivimos para trabajar, que tenemos poco tiempo para disfrutar lo importante en nuestra vida o que estamos muy cansadas para realizar actividades fuera de la rutina. Las preocupaciones muchas veces no nos dejan dormir bien, nos desvelamos, nos sentimos presionadas por los mil roles que tenemos que cumplir, no tenemos tiempo para hacer las cosas que nos gustan… en definitiva, el estrés gobierna nuestras vidas. 

 

 

De ahí que hacer una pausa y darse tiempo para uno misma se vuelve algo crucial y no se trata de irse de viaje o escaparse a la playa. Se trata de buscar unos minutos para nosotras dentro de nuestra rutina diaria. Y si bien parece a simple vista imposible, no lo es, de hecho sólo necesitamos tomar conciencia de ello y hacer algunos ajustes que se traducen en una mejor calidad de vida.

 

“Aquí quiero compartir simples consejos que llevo a cabo para darme un tiempo para mí”

 

 

1. Hacer del momento del baño un spa

Por lo general todas corremos en la mañana y nos duchamos en un segundo. Es por ello que me encanta en la noche darme una ducha muy larga y hacer de este momento mi minuto de relax. Intento que sea un ritual y no un trámite. Para empezar, me encanta prender velas y uso sólo productos de cuidado personal con perfumes y texturas que me encanten.

 

 

Me gusta mucho aplicar en este momento mascarillas en la piel. Recomiendo a todas la Mascarilla Global Anti Aging Mask Boot de Estée Lauder que es una de las pocas que le entrega a la piel una hidratación única y te da esa sensación que te rellena las arruguitas y te devuelve ese aspecto lozano que tiene una piel sana y bien humectada. Además su olor a vainilla es delicioso. La dejo más de los 10 minutos que se recomienda y aprovecho el vapor de la ducha para que penetre bien en la piel.

 

 

Una vez que la retiro me aplico las ampollas intensivas nocturnas Advanced Night Repair (con solo una basta) y son ideales para aquellos días de mucho estrés ya que restaura el aspecto cansado de la piel, ayudando a que recupere su luminosidad natural. De hecho estudios indican que tras el uso de una sola ampolla, el 92% de las mujeres sintieron su piel más calmada y relajada a la mañana siguiente. Yo se las recomiendo siempre!

 

 

Asimismo las velas y aromas ricos son fundamentales! Busca aquellas fragancias que te causen emociones positivas y te inviten al relajo. Por ejemplo la lavanda te prepara para dormir o el eucalipto es ideal para combatir la ansiedad o el desanimo. Hay un mundo de aceites esenciales que puedes poner en un difusor y crearán una atmósfera muy especial.

 

 

2. Un rato de lectura

Otro antídoto contra el estrés es leer. No importa si te agradan las novelas, las revistas de moda o el diario. Leer es una invitación a concentrar el pensamiento en otras cosas, a desarrollar la imaginación, a aquietar el ritmo del cuerpo mientras permaneces en tu sillón favorito o en la cama disfrutando de un té o café descafeinado.

Incluso es una receta prácticamente infalible para combatir el insomnio, ya que tranquiliza la mente y provoca el sueño. Puedes disfrutar de este momento luego de almorzar o bien, tras un baño caliente, antes de irte a dormir. No importa si lees 20 minutos o una hora, este momento es tuyo, aprovéchalo, disfrútalo y distiéndete.

 

“Apaga el celular. No hay peor costumbre que revisar el correo o las redes sociales en nuestra cama antes de acostarnos”

 

 

Más allá de estas recetas, puedes encontrar la tuya: Medita, saca a pasear a tu mascota, cocina. Recuerda que no hace falta encontrar tiempo libre sino saber dártelo. Posiblemente esos pocos minutos de relax te sirvan para retomar tus actividades con mayor energía. Es un bajo precio a cambio de salud, buen humor y bienestar.

error: Alerta: Contenido protegido!