Resiliencia: ¿Se puede aprender y salir fortalecidas frente a la adversidad?

¿Se puede aprender a ser resiliente?

 

Renacer, volver a empezar después de una pérdida o enfermedad, sobreponerse ante situaciones difíciles, estrés e incertidumbre, seguir luchando a pesar de las adversidades de la vida…

Hoy quiero compartir con ustedes esta maravillosa entrevista y relato de la Psicóloga María Teresa Vallejo Laso, que nos enseña que la Resiliencia es una capacidad que TODAS podemos aprender.

 

Sin embargo antes, quiero dejarles esta breve fábula de «Las Dos Ranas y la Crema» que es el perfecto punto de partida para tan linda nota.

 

«Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema. Inmediatamente sintieron que se hundían …. Al principio, las dos patalearon en la crema para llegar al borde del recipiente pero era inútil ….

Una de ellas dijo: —No puedo más. Es imposible salir de aquí …Ya que voy a morir, no veo para qué prolongar este dolor… qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril. Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez.

La otra rana se dijo: —¡No hay caso! Nada se puede hacer para avanzar. Sin embargo, ya que la muerte me llega, prefiero luchar hasta mi último aliento ….

Y siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar. De pronto, de tanto patalear… la crema se transformó en manteca. La rana dio un salto y llegó hasta el borde del pote. Alegremente regresó a su casa».

 

 

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad humana de afrontar situaciones difíciles. Es la habilidad para resurgir de la adversidad, saber  adaptarse, sobreponerse, recuperarse   e incluso salir fortalecido aprovechando estas circunstancias negativas para fortalecerse a partir de una situación de riesgo y transformarla  en éxito individual, social y moral.

 

¿Por qué algunas personas logran salir adelante después de haber sufrido situaciones adversas en sus vidas, traumas y amenazas graves contra su salud y su desarrollo mientras que  otras quedan seriamente afectadas para el resto de sus vidas?

 

La resiliencia es la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo. Es el convencimiento que tiene un individuo en superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar de que todas las expectativas estén en contra (siguiendo el ejemplo de la fábula, lo podemos ver claramente en la segunda rana)  ya que gracias a la perseverancia y confianza puede surgir un comportamiento ejemplar en una situación de incertidumbre con un resultado altamente positivo.

 

Las personas resilientes, al igual que la segunda rana, superan situaciones adversas.

 

Sin embargo, esto no es así en las personas vulnerables, que, ante las mismas situaciones, no saben cómo enfrentarlas y terminan frustradas y hundidas (como hemos podido comprobar con el comportamiento de la primera rana). Gracias a la resiliencia, las personas logran por lo general, sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

 

¿Cómo es el perfil de una persona resiliente?

Una persona resiliente se caracteriza por tener un estilo de pensamiento  realista, exacto y flexible. Cometen menos errores de pensamiento (como la exageración o sacar conclusiones precipitadamente, sin evidencias que las corroboren). Interpretan la realidad de un modo más exacto que las personas menos resilientes.

 

Toman cada circunstancia adversa como un desafío que pone a prueba todas sus potencialidades. Es capaz de generar sus propios recursos para salir fortalecido de situaciones que no son tomadas como la fatalidad de un destino sino como un desafío que alecciona y estimula.

Las personas resilientes tienen un común denominador: han desarrollado un alto nivel de confianza en sí mismos y se proyectan hacia adelante para conseguir los objetivos que se han propuesto, porque saben que pueden conseguirlos.

Son constantes y perseveran hasta lograr la meta y se adaptan a la situación difícil buscando proactivamente la salida.

 

¿Con qué factores de personalidad está relacionada la resiliencia?

La resiliencia está relacionada con la autoconfianza, la flexibilidad, la orientación al logro y la perseverancia.

Las personas resilientes suelen ser más equilibradas frente a las situaciones de incertidumbre y estrés, soportan mejor la presión y se enfrentan a los retos con mayor compromiso y proactividad. A su vez esto les permite una fuerte sensación de control sobre los acontecimientos y sana autoestima que les permite estar mas abiertos a los cambios porque toleran mejor la incertidumbre ya que tienen la seguridad de que saldrán adelante.

Por el contrario, las personas que carecen de resiliencia quedan atrapadas en los circuitos del miedo, sintiéndose incapaces de adaptarse porque generan mayor ansiedad.

 

¿Se puede aprender a ser resiliente?

La resiliencia no es algo que una persona tenga o no tenga, sino que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar.

En nuestra interacción con nuestra madre, se inicia el aprendizaje  de la resiliencia, ya que es desde ese momento, cuando empezamos a crear una autoestima positiva, cuando tenemos nuestras necesidades satisfechas, nos sentimos amados  incondicionalmente, recibimos protección y consuelo frente a los peligros externos, conseguimos gestionar mejor y moderar nuestra angustia, que es la reacción natural e inicial frente a sucesos traumáticos.

Tener una madre que nos brinde ese apoyo, esa red de seguridad, nos brinda una base emocional equilibrada. Así mismo, la relación con nuestro padre, y demás cuidadores, ayudan (o dificultan) el fortalecimiento de nuestra fortaleza  mental  y capacidad para superar las adversidades.

Cuando en nuestro entorno cercano, familiar, educativo, tenemos ejemplos de personas que nos transmiten estas enseñanzas, en lugar de dejarse hundir por las adversidades, incorporamos la resiliencia de manera natural.

¿Y si no hemos tenido esos ejemplos de niños?

Si no hemos tenido esos ejemplos de chicos, no significa que no podamos incorporarlos siendo adultos. La resiliencia, al igual que la Inteligencia Emocional, al igual que la  autoestima o las habilidades sociales, son fortalezas que se pueden aprender, incorporar  y mejorar a cualquier edad.

Desarrollar la resiliencia es un proyecto de crecimiento y superación personal  que implica trabajar sobre aspectos muy profundos, como por ejemplo autoconcepto moral,  la autoregulación emocional, la percepción desarrollada a partir de las experiencias vitales, la responsabilidad, etc.

El modo de afrontar una situación adversa depende tanto de la parte genética como de lo desarrollado por la propia experiencia y educación ambiental. Tan importante es un aspecto como otro para el resultado final.

Las personas resilientes se crecen sacando fuerzas internas en su gran deseo de vivir y superación, pudiendo aún con grandes dificultades superar las adversidades, para ello desarrollan al máximo sus capacidades a partir de su gran motivación positiva por salir adelante.

 

… Algunos Tips

Establecer contactos sociales y redes de apoyo personales: Tener diversas y buenas relaciones personales permite crear una red de apoyos emocionales muy importantes ante las adversidades de la vida.

Ver las crisis como oportunidades que nos fortalecerán: Creer que superaremos las crisis saliendo crecidos nos hace mantener la calma y tener una actitud constructiva para su solución.

Aceptar que los cambios forman parte de la vida: La vida está constituida por frecuentes cambios, aciertos y errores, aprendemos de los errores para poder solucionar los problemas y así aumentar nuestras destrezas.

Actuar para conseguir metas realistas: Marcándonos pequeñas metas asequibles iremos aumentando nuestra confianza personal en nuestras habilidades para conseguir metas progresivamente más complejas.

Ponernos a prueba ante los problemas: Es posible que nos conozcamos mejor afrontando nuevos problemas o situaciones desconocidas, descubriendo habilidades propias que no habíamos puesto nunca a prueba.

Ser positivo consigo mismo: Mantener una actitud positiva consigo mismo permite aumentar la autoestima y por ello favorece la resiliencia personal.

Cuidarse: Para conseguir sentirse bien consigo mismo es muy importante cuidarse a diario, así como disfrutar haciendo actividades placenteras que le aumenten sus ganas de vivir.


 

 

«Lo más nocivo en nuestra vida pueden ser nuestros propios pensamientos»

«El poder del crecimiento personal: 4 pasos para transformar tu vida»

«Las 12 leyes del karma»

 


Suscríbete a nuestro newsletter y entérate antes que todas sobre los últimos tips de moda y estilo, mejores productos y consejos de belleza, junto a mis artí­culos y reflexiones sobre crecimiento personal para lograr una vida más plena y tener a tu alcance todo lo que necesitas para aumentar tu confianza personal.

¿Qué mejor que tener en tu correo y GRATIS los mejores artículos?

¡Te espero en mis redes donde podrás aprender muchos consejos más!

 

Copyright © 2019 Effortless Chic – María Paz Blanco.

error: Alert: Content selection is disabled!!