8 consejos prácticos para tu alimentación y autocuidado en las vacaciones de verano

Las vacaciones son sin duda la época del año que con más ilusión y emoción esperamos: momento para descansar y disfrutar con la familia y los amigos, desconectarse del estrés y del ritmo agitado de la vida laboral. Durante este tiempo cambiamos nuestros hábitos, tenemos menos horarios, salimos más a comer fuera de casa, abundan los aperitivos, picoteos, refrescos, helados y probablemente dejamos de lado la actividad física que hemos realizado durante el año.

Conversamos con las Nutriólogas, Dra. Trinidad González y Dra. Magdalena Farías y nos dieron los mejores tips para mantener el foco en tu bienestar, alimentación saludable y autocuidado.

 

  1. Parte el día con un desayuno de calidad. Incluye alimentos proteicos como lácteos descremados, busca un pan integral con semillas con un acompañamiento proteico como quesillo, pavo, tofu, huevo, pasta de pollo, humus, también puedes añadirle vegetales como tomate, lechuga, pepinillo o un poco de palta. Puedes incluir una fruta, pero procura sea entera y no como zumo o jugo. Evita los embutidos, pastelería, galletas dulces, bollería y zumos industriales tan frecuentes en los buffets.

 

  1. Aprovecha la verdura y fruta de temporada. El verano nos ofrece exquisitas verduras, aprovecha de comer abundantes, variadas y frescas ensaladas. La fruta también es una excelente opción de colación o postre, pero recuerda no consumirla en exceso. Prefiérela con cáscara, para consumir mayor cantidad de fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes, obtener más saciedad, y efecto beneficioso en la flora intestinal.

 

  1. Elige bien tus helados. Este alimento tan refrescante y rico, puede añadir demasiadas calorías, azúcares y grasas saturadas a la dieta. Sin embargo, hoy en día hay opciones de helados hechos a base de yogurt, frutas naturales y endulzados con edulcorantes. Son una excelente colación para ti y tus niños al tratarse finalmente de yogurt y fruta. Busca recetas para que puedas hacerlos en tu casa.

 

  1. Qué comer previo a un evento. ¿Tienes un almuerzo que sabes que te sentarás casi a las cuatro de la tarde? O ¿Quieres ir a la playa y llegarás más tarde a almorzar? En ese caso prepárate con una colación pre-almuerzo, la cual puede ser una colación proteica como un yogurt protein, quesillo o jamón de pavo. Eso te inducirá saciedad y llegarás más protegida a tu comida con lo cual podrás elegir mejor qué poner en tu plato. En restaurants prefiere entradas como ceviche, carpaccio, tartar de atún o salmón, mariscos, pescados o carnes magras… ¡y evita el pan con mantequilla!

 

 

  1. Dile sí al agua y evita el consumo excesivo de alcohol. Entre 2 y 3 litros es lo que se necesita en promedio para mantener una buena hidratación, pero ojo con lo que tomas para hidratarte. Los jugos azucarados producen peaks elevados de glicemia e insulina, lo que favorece la ganancia de peso, sin necesariamente saciar el apetito. Para hidratarte prefiere el agua pura, agua mineral, aguas de infusión, té helado, té verde o aguas aromatizadas con rodajas de pepino, naranja, menta, limón, jengibre, berries, albahaca, piña, canela, etc. El alcohol, por su parte, deshidrata y aporta una gran cantidad de calorías vacías sin inducir saciedad. Además de aumentar el apetito y disminuir el autocontrol. Evita los destilados o cocktails dulces, prefiere vino o espumante, y modera tu consumo limitando tu ingesta a 2 a 3 copas a las semana.

 

  1. Ejercítate: Aprovecha el buen clima, el tiempo libre y las oportunidades que nos da el verano para realizar actividad física al aire libre. Para mantener un buen metabolismo es importante cuidar o aumentar nuestra musculatura. Combina ejercicios cardiovasculares con aquellos de fuerza muscular, idealmente personalizados e indicados por un profesional idóneo. Aprovecha las primeras horas de la mañana día para ejercitarte, ya que así tendrás menor exposición a la radiación solar que al medio día. Esto te ayudará a mantener tu salud física, mental y emocional.

 

  1. Duerme tus horas completas: Mantener una buena higiene de sueño y dormir entre seis a ocho horas diario nos ayuda a mejorar calidad de vida, controlar mejor el estrés y ayuda al metabolismo. Luego de una noche de poco dormir, al día siguiente, las señales de hambre aumentan, disminuye el gasto energético y aumenta la insulinorresistencia.

 

 

  1. No te enfoques en el peso, sino en el autocuidado.

Enfócate en que puedes disfrutar de todo lo maravilloso del verano sin perjudicar la salud de tu cuerpo, manteniendo una alimentación liviana y saludable, una actividad física que disfrutes y una buena higiene de sueño. Preocúpate de que tanto tu mente como tu cuerpo se recuperen del cansancio del año. En ese sentido, elige bien tu alimentación por amor a ti misma y no por lo que marca la balanza.

 

 

 

Copyright © 20201 Effortless Chic – María Paz Blanco. All rights reserved. 

Todo el contenido de este sitio respeta y busca no infringir las leyes de propiedad intelectual. En caso de que se encuentre o considere que un artículo está violando las leyes de propiedad intelectual, dar a aviso a hello@mpblanco.com para poder corregirlo. Todo el contenido publicado es u original o reproducido bajo la licencia Creative Commons con uso comercial y permiso de reproducción. Si eres el autor original de alguna de estas fotos o lo conoces,  por favor contáctanos. Creemos en una cultura de colaboración y respeto por los derechos de autor. 

error: Alerta: Contenido protegido!