Sulfatos y Siliconas. Qué tan dañinos son para nuestro pelo?

Si bien muchas veces no tenemos claro de qué tratan estos conceptos, ya es común ver términos como “libre de sulfatos y siliconas”, sobre todo en los productos de cuidado capilar. De inmediato pensamos que lo mejor es que nuestro shampoo no contenga estos ingredientes y optamos por ellos sin tener muy clara su función, para qué sirven o qué diferencia hay entre en productos que contenga sulfatos o siliconas vs. uno que no.

 

sinsulfatos_940x400_blog_21032014

 

Qué son? Son muy dañinos? Son sustancias químicas o naturales? Sirven para algo?… Derribemos el mito y veamos de qué tratan. 

La silicona es una sustancia química de consistencia cremosa o sólida, compuesta principalmente de silicio y oxígeno. Se usa mucho en productos de belleza debido a su aporte cosmético: brillo, superficie lisa, apariencia hidratada y protección contra la humedad y el calor. 

Hay varios tipos de silicona: solubles al agua, ligeramente solubles y, las más comunes utilizadas en shampoo, son las no solubles. Éstas últimas no salen completamente del cabello con el enjuague, formando una película impermeable que no deja pasar otros agentes hidratantes, acumulándose como forma de residuos en nuestro pelo, pero más bien imperceptible a simple vista. Algunas siliconas no solubles, son: Cyclomethicone, Cyclopentasiloxane, Amodimethicone y Dimethicone, entre otras – Estos son los nombres que pueden encontrar en algunos productos de cuidado capilar -.

Es difícil encontrar productos sin siliconas en el mercado. Pero es importante saber que no siempre serán dañinas si no se usan en exceso. En el caso de Kérastase que es una de la marcas que habitualmente uso, la renovación de la línea Spécifique es 100% libre de silicona.

 

banner_specifique_ker_2

 

Siempre recomiendo no excluirla por completo, ya que efectivamente las siliconas cubren el cabello para que este luzca más brillante y pulido, logrando un aspecto más sano y brillante y además presenta menor daño de la fibra capilar, no obstante es bueno alternar nuestro shampoo regular con uno de esta línea – al menos 1 vez a la semana – para asegurarnos de que estamos eliminando los residuos acumulados en el cuero cabelludo.

 

Ahora respecto a los sulfatos estos son agentes detergentes surfactantes, es decir, son una mezcla de moléculas que atraen tanto a la grasitud como el agua. Su función en levantar la suciedad de piel y cabello para luego poder deshacerse de ella con el enjuague. Los de uso más común son el lauril Sulfato de sodio (LSS) y el Lauret Sulfato de sodio (LESS). Fueron introducidos en la industria cosmética en 1930 debido a lo barato de su producción y a su efectividad limpiadora.

Muchos productos dicen ser “libres de sulfato”. Esto no es cierto”. Todos los productos de limpieza lo tienen, sin embargo basta con que incluyan sulfatos que tengan 1 o 2 átomos menos para poder recibir esa denominación. La utilización de sulfatos no es dañiña en sí misma, de hecho, es un componente necesario para lograr la limpieza eficaz del cuero cabelludo y cabello. ¿La buena noticia? Los sulfatos de hoy son mucho más gentiles.

Personalmente que tengo el pelo decolorado y muy sensibilizado en las puntas, prefiero usar cada cierto tiempo productos que no tengan sulfatos, así cuido más la fibra y también el color. Uno que recomiendo a ojos cerrados y me encanta es el Bain Fludealiste Sin Sulfatos de Kérastase. Está específicamente creado para el cabello más sensibilizado y es súper nutritivo. Lo mejor es que no deja el pelo pesado y te da una sensación de un pelo más hidratado. Ahora si tu cabello es muy graso, no se los recomiendo, pero si es más bien normal y tiende a estar seco en los largos y puntas, es todo un hit !!

bain-fluidealiste-sans-sulfates-main

 

Ahora que ya derribamos el mito y tienes más claro que son estos ingredientes,  ten presente que natural no siempre es sinónimo de bueno, ni químico lo es de malo. Toma tus decisiones informada y elige los productos que mejor se adapten a las necesidades de tu pelo!

error: Alerta: Contenido protegido!