Nunca es tarde… Conoce hoy mi Testimonio de Reinvención Laboral. ¿Te animas?

¿Es tarde para reinventarte profesionalmente? Definitivamente nunca es tarde. Debo reconocer que no es fácil, para nada… Implica una gran cuota de coraje, disciplina y valentía, pero si va alineado a eso que te hace vibrar y plenamente feliz, , es posible!!

 

Muchas veces nuestras propias creencias (suposiciones asumidas como verdades absolutas) son el principal impedimento a la hora de querer llevar a cabo nuestros proyectos, sin embargo,  cuando empiezas a quitarle el “valor de verdad” que le damos a estas aseveraciones, empezamos a dar cabida en nuestra vida a la flexibilidad y por tanto a la apertura de nuevas posibilidades que antes estaban fuera de nuestro alcance simplemente por la rigidez de nuestros propios pensamientos.

Es inevitable no sentir miedo. De hecho es algo natural ante lo desconocido. Como seres humanos y parte de nuestro mecanismo evolutivo es protegernos de lo que consideramos como adverso y peligroso,  no obstante creo que es importante escuchar la voz de tu alma. Sí, la voz. Personalmente me pasaba que tenía un muy buen trabajo, en una empresa estable donde me sentía valorada, compañeros excepcionales y proyectos desafiantes… Me sentía cómoda y me gustaba la seguridad de recibir mi sueldo a fin de mes.

¿Estaba algo mal en mí con no sentirme feliz ahí?

¿Estaba siendo mal agradecida o injusta con la vida?

 

Ni uno ni lo otro… Estaba dando espacio a ese llamado interno que muchas veces por medio de la racionalización opacamos. Estaba escuchando mi corazón e intentando ser fiel a mi vocación, mis talentos y lo que realmente me hacía feliz. En definitiva, estaba llevando a cabo mi propósito de vida. 

 

 

Este concepto japonés fue uno de mis grandes descubrimientos y que apoyaron mi decisión hace ya más de 8 años atrás. Se trata de encontrar un motivo para darle sentido a la vida. Haya sucedido lo que haya sucedido, la vida puede tener un sentido cuando se descubre un Ikigai y se es útil a los demás.

Se encuentra el Ikigai cuando nos damos permiso para averiguar lo que verdaderamente nos agrada. Para identificar el Ikigai resulta preciso averiguar cuál es nuestro talento natural y lo que nos apasiona hacer. El Ikigai es la fórmula japonesa para darle sentido y propósito a la existencia, viviendo más y mejor. Para los japoneses es nada más y nada menos que la clave de la felicidad. Para mí, personalmente, la clave de la alegría. 

Para lograr descubrir el Ikigai, hay que reservar tiempo para uno mismo, con el fin de indagar de manera profunda y consciente en cuatro áreas de la vida. Un life coach certificado sin duda puede ayudarte a través de preguntas poderosas a dar respuesta a cada una de estas aristas:

 

 

 

 

 

¿Alguna vez te has preguntado qué sería de tu vida más allá de la rutina? ¿Has soñado con un trabajo diferente? ¿Has sentido admiración por personas que se están realizando profesionalmente, aman lo que hacen y viven con pasión y te gustaría hacer lo mismo? Esto significa que en ti hay una gran necesidad de cambiar, de reinventarse y hacer lo que te apasiona.

Y por lo mismo, al hablar de reinvención laboral, es imposible no contarles en detalle mi propia historia. Quizás más de alguna puede sentirse familiarizada…

 

Apenas salí de la universidad tras haber estudiado Psicología, ingresé a trabajar. Recuerdo que me encontraba haciendo un magíster en ese entonces que me ocupaba bastante tiempo, no obstante la empresa me entregó todas las facilidades para terminar mis estudios mientras trabajaba como empleada. Tenía 24 años recién cumplidos y me encontraba trabajando en el área de Recursos Humanos de una de las multinacionales más importantes… Para mí era un sueño hecho realidad y se acomodaba muy bien al “plan de vida y creencias” que ya había trazado para mí a mis cortos 24 años: “Salir de la universidad, ingresar a una reconocida empresa y hacer carrera ahí ojalá por muchos años”.

Fue una etapa muy linda, de la cuál sólo puedo estar agradecida, no obstante algo en mí ya no vibraba como antesMi aparente plan de vida laboral se había derrumbado. No era feliz haciendo lo que siempre anhelé laboralmente… Entre tanto tuve mi primera hija, luego me casé, de ahí nació el segundo… Yo claramente ya no era la misma, habían nuevas prioridades en mi vida y empecé a cuestionarme muchas cosas y dar espacio efectivo para permitir este cuestionamiento. “No quise tapar bajo la alfombra todo este cuestionamiento”… y de hecho ese año 2014 tuve mi primer acercamiento al Coaching a través de la mirada Ontológica para obtener respuestas a mis preguntas y poder ayudar a otros a hacer lo mismo.

 

El único indicador de tu éxito personal no es lo que opinen los demás, sino lo que tú sientes al respecto. Y mucha atención con esto ya que a TODOS les encanta opinar y depende de uno cómo maneja esas opiniones y comentarios. Recibí algunos típicos como: “no puedes dejar ese trabajo”, “cómo vas a tirar por la borda tu carrera” o “nunca vas a ganar lo mismo” y algunos más crueles como “eres una mal agradecida” o “que darían por tener el trabajo que tú tienes”…

 

No obstante, si no estás a gusto con tu “éxito”, es hora de replantearte tu vida…

 

Al darme cuenta que necesitaba un cambio en mi vida, decidí apostar por mí y por primera vez por mi proyecto personal que me permitiera “vivir”, pagar mis cuentas, pero a la vez obtener la gratificación que sólo te entrega aquello que se realiza con pasión, con lo que vibras y que te llena el alma.

Por mi profesión y vocación sentía una fuerte orientación a trabajar con las personas, y claramente desde donde estaba, me alejaba mucho de esa necesidad inherente de querer contribuir al bienestar de otros, de escucharlos, de empatizar con sus inquietudes… Debía decir lo que la empresa quería que yo dijera muchas veces (sobre todo trabajando en Recursos Humanos) y eso me causaba un cuestionamiento interno constante…

 

Tenía un miedo profundo a emprender, me faltaba valentía. Amaba la estabilidad del estar contratada, conocer mis tareas, mi jefe, mi cargo, lo que debía hacer y recibir mi sueldo a fin de mes… Este terreno de incertidumbre me mareaba, pero sólo te puedo decir que cuando emprendes hacia lo que es tu propósito de vida, lo haces con total dedicación y dando lo mejor de ti, lo logras. Siempre lo logras.

 

Y empecé ahí un proceso creativo y muy personal de reflexión y ver qué cosas me hacen feliz, me hacen sentir realizada como mujer y profesional y algo importante… Para qué tengo “dones o talentos” y que pueda poner al servicio de los demás.

La planificación en este periodo es clave. Sobre todo cuando te encuentras trabajando en otro lugar. Para mí la noche era el mejor momento para encontrar calma, inspiración y poner en orden las ideas. Armar un cronograma con tiempos de hitos importantes: Por ejemplo: Recurrir a redes de contacto, armar un sitio web, crear mi marca personal y así una serie de tareas que se traducen en lo que es hoy Effortless Chic y que no detallaré ya que seguro se aburrirán!, pero era un “to do list” eterno, donde fui priorizando lo fundamental de lo prescindible y así concretando hitos. 

 

“Un sueño se transforma en una meta cuando armas un plan de acción y defines una fecha”

Y fue así como conecté mi profesión de Psicóloga y Coach Certificada (ICF) junto a la Imagen Personal y nació Effortless Chic, con el fin de entregar un enfoque distinto y más robusto al oficio de la Asesoría de Imagen porque efectivamente la imagen personal va mucho más allá de hablar de moda, sino que se vincula directamente con el bienestar personal, nuestra autoestima y seguridad. Por lo mismo, tener un conocimiento profundo de la persona, es en este oficio fundamental

Por supuesto no bastan con la ideas… Me formé como Personal Styling durante más de 9 meses en Londres, estudié Coaching en manos de los mejores aquí en Santiago y también estoy terminando una certificación en el extranjero (Life & Leadership Coaching) , pero lo más importante, de manera constante y autodidacta me enfoqué al 100% en mi crecimiento y desarrollo personal. Sabía que para dar lo mejor de mí, debía estar bien conmigo misma primero. Y de esta forma nació el “Coaching de Imagen Personal” que conjuga mi vocación y pasión, siendo pionera en desarrollar este enfoque de la Psicología de Imagen Personal en nuestro país.

 

De esta manera, cumpliría el sueño de trabajar en lo que amaba y, a la vez, tendría la oportunidad de empoderar a otras mujeres y ayudarlas, no sólo a verse bien sino también a sentirse más seguras y confiadas consigo mismas.

 

¡Hoy en día puedo decir que ha sido una de las más importantes decisiones de mi vida!

No es fácil, pero con determinación, mucha constancia, “creyéndose el cuento” (porque sí eso es muy importante) y trabajo constante y metódico se logra. Creo en verdad que cuando uno pone su corazón y ganas al servicio de los demás la vida te ayuda a que las cosas fluyan. Estamos retribuyendo todo lo maravilloso que la Vida y el Universo nos entregan a diario. Y por supuesto profesionalismo, prepararse, instruirse, sí porque en lo que emprendas tienes que ser la mejor, pero no desde la comparación con otros, sino que desde el sentir que estás entregando lo mejor de ti para los demás.

 

Y tú, ¿cuándo piensas empezar a vivir tu vida al máximo?

 

 

Con mucho cariño!

María Paz

 


Suscríbete a nuestro newsletter y entérate antes que todas sobre los últimos tips de moda y estilo, mejores productos y consejos de belleza, junto a mis artí­culos y reflexiones sobre crecimiento personal para lograr una vida más plena y tener a tu alcance todo lo que necesitas para aumentar tu confianza personal.

 

¿Qué mejor que tener en tu correo y GRATIS los mejores artículos?

 

 

Copyright © 2021 Effortless Chic – María Paz Blanco. All rights reserved. Prohibida toda reproducción parcial o total de este material. Imágenes cortesía Pinterest.

error: Alerta: Contenido protegido!