Las 4 claves para gastar menos en ropa que toda mujer debiera saber.

Seamos honestas. A la mayoría de nosotras nos encanta comprar. Podemos acertar o no, pero el hecho es que ante una liquidación ninguna de nosotras es indiferente y casi nos sentimos “frustradas” si no salimos con algo en nuestras manos. Es algo así como un “mal” inherente al género femenino…

No obstante llega un minuto en que debemos decir basta a seguir comprando cosas demás, compras que por lo general son impulsivas, prendas que usamos con suerte un par de veces (o lo que es peor, muchas veces quedan con la etiqueta puesta colgada en nuestro clóset) y la verdad es que aportan poco, sino que son un nuevo gasto – y porqué no decirlo – un mal gasto de dinero.

Con mis clientas solemos tener estas conversaciones. Las incentivo mucho a tejar de “botar” la plata y por supuesto les enseño a comprar las prendas más adecuadas para ellas según su estilo de vida, tipo de cuerpo y también sus gustos y preferencias. No obstante, existen claves transversales que toda mujer debiera conocer y que no tengo duda alguna que te ayudarán a ser más asertiva a la hora de comprar ropa.

 

Las 4 claves para gastar menos en ropa.

 

1. Selecciona sabiamente tus nuevas prendas de “moda”

Todas las temporadas hay algo nuevo; Pop, flores, denim, tartán, rayas, brillos, flúor, aplicaciones, militar, etc. Imagínate si para actualizar tu armario crees que mandatoriamente debes tener cada una de estas prendas. Si crees que es así, te aseguro que no estás en lo correcto. Principalmente por 2 motivos: 1) No todas las nuevas modas o tendencias son las apropiadas para ti y 2) Estoy segura que no tendrás tanto espacio en tu clóset para guardar tanta cosa.

La clave aquí es añadir las nuevas tendencias de manera sabia (sí, sabia), es decir más que comprar y comprar ropa, puedes preferir un accesorio (pañuelo, zapatos o carteras), o bien prendas que sean combinables con tu actual ropa de tu armario, ya que de lo contrario estarás alejándote de tu estilo propio y perdiendo autenticidad.

Por ejemplo, si te gustan los nuevos pantalones “culottes” (estos estilo palazzo, pero que llegan a la pantorrilla) combínalo con un clásico, tal como es una camisa de jeans. De esta forma luce poco fingido, trendy pero no como una “Fashion Victim”.

 

main.original.585x0

 

2. Atrévete combinando tus prendas “ancla”

Todas en nuestro clóset tenemos prendas infalibles; Los jeans favoritos, el blazer, la camisa blanca, el vestido negro… En fin. Son prendas clásicas, parte de un fondo de armario, que por lo general están presentes en el clóset de todas las mujeres. La clave aquí, más que comprar y comprar cosas nuevas es aprender a combinarlas entre sí. No te imaginas la cantidad de juegos y nuevos outfits que puedes lograr, sólo atreviéndote a mezclar.

Por tanto la invitación es a comprar aquí sólo lo indispensable y despertar la creatividad – y buen gusto – combinando las prendas que ya tenemos en nuestro armario. Hasta puede resultar divertido, y si estás muy complicada, espero algún día ayudarte.

En la foto la camisa blanca con jeans, siempre una opción correcta y que resulta tras la combinación de 2 básicos.

 

main-1.original.585x0

 

 

3. No deseches los clásicos

Como mencioné en el punto anterior, las prendas clásicas son una excelente fuente de inspiración para crear nuevos looks, pero además – haciendo mención a su nombre – los clásicos no pasan de moda, por tanto, por qué te vas a deshacer de ellos? Algunas temporadas pueden estar más en boga que en otras, pero tarde o temprano siempre vuelven, y sería absolutamente una tontera que tuvieras que volver a comprar una de esas prendas porque la que ya tenías la regalaste o término dónde sólo tú sabes.

Un clásico ejemplo de esto, es la chaqueta estilo safari. Puede que hoy no sea su momento pick, pero es de esas prende que va y vuelve – y para ser honesta, la verdad que nunca se ha ido, sino que otras nuevas prendas le roban el protagonismo y queda en segundo lugar, pero sigue estando ahí en el inconsciente colectivo de la moda.

 

main-2.original.585x0

 

4. Lee las etiquetas

Puede parecer trivial, pero la verdad que no lo es. Aprender y fijarse en las etiquetas es el comienzo de una relación a largo plazo con tu ropa. Hay materiales más nobles que otros que no sólo te brindan una sensación de confort, sino que además son de mejor calidad lo cual se traduce en un aumento de la vida útil de la prenda.

El algodón es muy distinto al poliéster – por mencionar un ejemplo – y  además el conocer el tipo de material con el que está elaborada tu ropa, no sólo ayuda a que la uses de acuerdo a la temporada y te haga lucir una mejor figura, sino también  a que sepas qué cuidado darle dependiendo de  la tela; por eso es importante seguir las instrucciones que vienen en las etiquetas.

 

etiquetas-ropa-02

 

Imágenes cortesía Pinterest y foto portada Vogue.com.

error: Alerta: Contenido protegido!