Maternidad: Los beneficios de envolver a tu guagua o “swaddling”.

¿Has escuchado sobre el Swaddling? La traducción al español de esta palabra es “envolver” y se ha hecho muy popular en los últimos años ya que se ha recuperado la práctica de envolver al bebé con una sabanita o una manta debido a los increíbles beneficios que proporciona al recién nacido o a bebés pequeños, como por ejemplo uno de ellos es inducir un mejor descanso.

 

Esta práctica es súper efectiva cuando las guaguitas están inquietas, tienen cólicos o queremos hacerlos dormir… Los relaja y tranquiliza. 

 

 

Personalmente esta técnica me encanta y la encuentro muy recomendable, ya que envolver al bebé le aporta calor y seguridad, sobre todo durante sus primeros días de vida, en los que todavía ha de acostumbrarse a vivir en una temperatura diferente a la del útero materno. Además, el excesivo espacio del que dispone puede asustarle o mantenerle inquieto, por ello los defensores de esta práctica explican que incluso ayuda que el bebé duerma mejor y está más relajado ya que se encuentra más recogido, tal como estaba dentro de nuestra guatita.

 

 

Antes de envolverlo es conveniente elegir el momento adecuado para hacerlo, preferiblemente cuando ya haya comido y esté mudado. También es importante no apretar demasiado la manta, sobre todo por la parte de las piernas, para no dañar al bebé y dejarle un poco de espacio para que no tenga las piernas totalmente estiradas y evitemos la displasia de cadera. Las rodillas deben quedar levemente flectadas.

 

Asimismo, es fundamental que la mantita sea la adecuada. Con esto me refiero a que sean de algodón. A mí me encantan las de Bambino ya que tienen una línea de mantitas de muselina 100% algodón que es una tela suave y respirable que permite el flujo del aire a través de las tela evitando el sobrecalentamiento en tu bebe. Lo mejor es que son multiuso! Las puedes usar para envolver a tu bebé, para cubrir el coche, y cuando quieras un poco de privacidad al darle papa. Su gran tamaño las hace muy versátiles, las puedes usar para lo que quieras y además son demasiado lindas.

 

Yo las uso como cobertor en el mudador, para protegerlo del sol en el coche, para hacerle “Swadding” y prácticamente para todo!

Aquí van fotos de algunos de sus diseños, todos de Bambino.

 

 

Cómo se envuelve al bebé, paso a paso:

1. Coloca la mantita sobre una superficie plana. Dobla la esquina de la derecha y coloca al bebé con los hombros sobre la doblez.

2. Toma el extremo izquierdo de la tela y pásalo sobre el cuerpo del bebé metiendo el extremo por debajo de su brazo izquierdo.

3. Coge el extremo inferior de la manta y súbelo hasta meterlo también por detrás de su brazo izquierdo, teniendo cuidado para que el brazo quede dentro de la tela.

4. Toma el trozo de tela que queda y dóblala hacia el corazón del bebé y lo que sobra mételo por detrás de su brazo derecho.

5. Jamás debe quedar la manta apretada.

 

Es fundamental tener la precaución de utilizar protectores laterales ya que en caso que el bebé eventualmente ruede, al estar con sus manitas atrapadas, no podrá salir de esa posición. Si bien es una técnica ancestral y segura, es fundamental tomar todas las precauciones acerca del correcto método de la envoltura de los bebés, como por ejemplo que esta no debe mantener muy presionados a los mismos y que debe de retirarse en el momento que el bebé aprende a rodar para así evitar la muerte por asfixia posicional.

 

 

Si te gusta, compártelo!

error: Alerta: Contenido protegido!