Power Dressing: Las claves del vestuario de las altas ejecutivas. 

“La moda ayuda a que una mujer exprese su personalidad, sin la necesidad de emitir una palabra”

 

Sutilidad y estructura son los criterios básicos que deben regir en las prendas que visten a una mujer en el mundo de los negocios para proyectar confianza, seguridad y liderazgo. Es así como el “Power Dressing” – expresión que se utilizó para describir un estilo de vestir que les permitió a las mujeres ratificar su autoridad en el ámbito profesional a través del vestuario – ha llegado para quedarse en las nuevas líderes y ejecutivas.

Las prendas sutiles y estructuradas son el mejor aliado de las mujeres en el mundo de los negocios; las prendas básicas son el traje sastre y la camisa, mientras los colores dan el toque final.

 

 

 

“El power dressing inspira a que la moda amplifique y potencie el talento de la mujer en su rol social, no que lo reemplace” (Shutterstock)

 

 

Las prendas del clóset de las mujeres que trabajan en sectores corporativos, bancos o consultorías se caracterizan por cortes a la medida, colores neutros y tejidos naturales, sin renunciar a las nuevas tendencias o la comodidad.

Al igual que en el caso de la ropa para hombres, el código de indumentaria femenino tiene prendas básicas, como el traje sastre o la falda lápiz, pero la gama de combinaciones y colores les da a ustedes la ventaja de contar con diversas combinaciones que te dan variedad al día a día en la oficina, en una reunión de negocios o una comida para cerrar un acuerdo.

 

 

El traje hace la diferencia

 

 El traje sastre es, sin duda, la pieza básica para una mujer ejecutiva. Aquí hay ciertas claves que siempre debes considerar a la hora de vestir con esta prenda.

– Un buen corte es lo más importante. Costuras perfectas.

– Saco y pantalón es lo más clásico, también se puede usar una falda lápiz.

– Una chaqueta o blazer estructurado, no holgado ni muy entallado, que levante los hombros y acinturado es el elemental.

– Si optas por el pantalón se recomienda que sea de pierna amplia, recta, que cubra la mayor parte del zapato. Jamás debe arrastrarse y un dobladillo a la medida es la diferencia entre estar bien vestida o desaliñada. Si eres un poco más atrevida puedes utilizar un corte slim fit o un poco más ajustado en el tobillo (jamás estilo leggins)

– Si escoges la falda tipo lápiz se sugiere que sea a media rodilla o incluso bajo esta.

– Colores. El negro, azul marino y gris son la apuesta segura y más elegante. Si quieres variar y en función de la época del año puedes escoger entre uns gama de beige.

– Estampados. Prendas lisas son las elementales, pero estampados como rayas de gis son acertados.

– Telas. Tejidos naturales como lana o algodón. Materiales firmes que den forma y estructura a la prenda para estilizar la figura y evitar arrugas. Lino sólo para la playa!!

 

 

 

 

Bajo la chaqueta o blazer

 

La camisa es una pieza clave en la indumentaria femenina. Conoce aquí las claves para llevarla con éxito!

– Camisas de botones y acinturadas.

– De seda o algodón.

– Otra opción es la blusa sedosa, una prenda sin botones al frente, holgada y cómoda.

– Colores. Blanco, negra y beige en verano.

– Las mujeres deben poner atención especial en el ajuste en el busto. Debe ser a la medida para evitar que se abra con el movimiento. Compra la talla adecuada y no temas acudir al sastre para ajustarla.

 – Evita las transparencias.

– Una T-shirt puede darte un toque diferente aunque es una opción para quienes tienen viernes informales.

 

 

 

El vestido

– A la mitad de la rodilla y un poco arriba para las más jóvenes.

– La minifalda no es recomendable jamás.

– Siempre con mangas, ya sean largas, tres cuartos o a medio brazo. El brazo al descubierto mejor dejarlo para ocasiones informales.

-Colores neutros y otoñales como burdeo, caramelo, azul marino.

 

 

 Falda

 

–  Sin duda la falda tipo lápiz o tipo A para las más discretas.

– Largo a mitad de la rodilla.

– Colores neutros y si eliges un estampado con flores equilíbralo con un blazer negro.

 

Zapatos

 

– Tacones de 8 a 10 centímetros. Más altos son incómodos y quedan mejor en una fiesta.

– No plataformas!!

– Zapatos tipo “Pump” o taco reina son un clásico. Se caracterizan por su punta estilizada.

– Evita modelos redondeados pues cortan la silueta.

– Colores. El negro y el nude (piel), que también es combinable con todo, brinda un toque de diversidad y visualmente alarga las piernas.

– De preferencia cerrados. Si te arriesgas y escoges unas sandalias lo más importante es tener unos pies cuidados y evitar mostrar los dedos de los pies.

 

 

 

 

 Bolsos

– Sólo usa uno que te permita llevar tu agenda, la carpeta e incluso tu computador si es pequeño. Por tanto procura que sea amplio para que lleves todo lo que necesites: iPad, celular, documentos.

– Un modelo que no falla es el llamado Tote. Es cuadrado o rectangular, firme, de dos asas amplias para llevarlo al hombro.

– De piel o una tela firme, estructurado.

– Colores. El que quieras sólo que no sea extravagante como un verde flúor.

– Combinar zapato, cinturón y bolso ya no está en tendencia, prefiere usar colores distintos.

 

Nunca olvides que la ropa es una parte esencial de la identidad de la mujer, y el atuendo que se elije para el día ejerce influencia en la forma en la que interactúa con el mundo a su alrededor.  La indumentaria que luces tiene una notable influencia en tus procesos psicológicos, debido a dos factores: El significado simbólico de las prendas y la experiencia física de llevarlas puestas.
Es por eso que las mujeres más poderosas del mundo -ya sea políticas, CEO, emprendedoras, escritoras o actrices- utilizan la fuerza de la moda para reflejar su profesionalismo y para establecer su lugar en la industria en la que desarrollan sus actividades. Por ejemplo, Michelle Obama, es más ecléctica en su vestuario, lo que denota una personalidad vivaz, que busca inspirar, mostrar creatividad y su habilidad multitasking. Su vestuario es colorido, versátil y muy femenino.Demuestra su inteligencia y poder al destacar sus mejores rasgos y al enorgullecerse de ser mujer, lo que va de la mano con la filosofía de vida de una mujer que una vez dijo: “Una de las lecciones con las que crecí fue la de siempre ser fiel a mí misma y nunca dejar que nadie trate de distraerte de tus objetivos”.
Ahora que ya lo sabes, piensa dos veces antes de ponerte cualquier cosa para la oficina!