Mi nueva columna en Caras: “El recelo a vestir bien”.

Hoy más que nunca me atrevo a afirmar que las chilenas han adoptado una posición de mayor preocupación hacia la imagen externa. Desde el auge de la cirugía plástica, los nuevos rellenos faciales o el extenso mundo del cuidado personal – donde hoy tenemos una variedad y surtido único en comparación con otros mercados – dejan en evidencia que hay un interés por la imagen personal.

 

Screen Shot 2015-10-20 at 10.56.04 PM

 

No obstante, pese lo anterior no deja de sorprenderme el recelo que se tiene algunas veces cuando se trata de vestir bien. Y atención, con esto no me estoy refiriendo a vestir de la manera “adecuada” – no caigamos en un plano tan subjetivo – sino que a dar un salto en cuanto a estilo incorporando “el nuevo chic”, ese que se aleja de los looks irreales y “lindos para la foto”, sino que incorpora elementos más sofisticados, clásicos y atemporales de manera natural y en línea con nuestro look y estilo.

A diferencia de las mujeres francesas, italianas o inclusive las brasileras, las chilenas solemos escudarnos en la mal entendida “comodidad” como la excusa perfecta para seguir en nuestra zona de confort y así eliminar tajantemente de nuestro vestuario cualquier pieza que apele más a la estética y también a la feminidad. Basta ya de justificarnos con la comodidad absolutamente para todo y por favor tomemos ventaja de las múltiples alternativas que tenemos con el vestuario de lucir fabulosas y únicas.

Yo al igual que muchas de ustedes no podría caminar con tacos aguja, de hecho me sentiría disfrazada si los incorporaría a mi día a día ya que tiendo a ser mucho más casual en mi vestir, sin embargo que esto no sea la escapatoria prefecta para no usar nunca tacos o resguardarse siempre en las zapatillas.

 

Ahora es el momento de reivindicarnos y sí, darle una segunda oportunidad a todo aquello en vestuario que etiquetamos con un “no” rotundo y que de seguro puede ser un gran aporte a tu look. Aquí lo único que se necesita es voluntad; voluntad de atreverse, voluntad de decirle sí al cambio y de abrir nuestra mente a nuevas propuestas que sin duda pueden sacar en ti un nuevo lado a relucir, con mayor confianza y seguridad que conlleva el vestir un buen outfit.

 

La invitación es a dejar de lado ese complejo de confortabilidad extrema que abunda tanto por los múltiples roles que ejercemos en el día a día para descubrir lo distinto que puede ser el llevar hasta un simple blazer de buena confección que seguro te hará sentir más chic que nunca.

 

Te invito a leer la columna directamente en http://www.caras.cl/moda/el-recelo-de-vestir-bien/ donde además encontrarán otros interesantes temas!

2 Comments

Comments are closed.