Mi nueva columna en Caras.cl: “La Imagen Personal como Herramienta de Cambio”.

Hoy es un día especial… Se acerca la noche de Navidad y por lo mismo me parece importante darse un tiempo para reflexionar y abarcar también la importancia de la espiritualidad en nuestras vidas.

Aunque muchos no lo crean, la imagen personal sí puede ser vista desde un enfoque con sentido. Y con esto me refiero a una mirada holística, que abarque una esfera más integra del Ser Humano que la mera imagen y para ello por su puesto un enfoque desde la Psicología es la clave para lograr cambios duraderos y sustentables en el tiempo.

Aquí les dejo una columna muy especial para Revista Caras, donde me refiero al poder de la imagen como herramienta de cambio y el audio de lo que nuestra conversación con Renata Ruíz en Ciudad Rock & Pop! (Click Aquí)

 

 

Screen Shot 2015-12-22 at 2.39.01 PM

 

 

La Imagen Personal como Herramienta de Cambio.

 

Muchas veces ya sea por error o desconocimiento, se asocia todo lo relacionado con la Imagen Personal a un área que sólo presta atención a aspectos más superficiales olvidando así el gran poder que ésta tiene para ayudarnos a conseguir logros, alcanzar objetivos personales o bien hacernos sentir más seguros y con mayor auto-confianza.

 

El camino, a diferencia de lo que muchos pueden creer, no siempre es tan fácil, sobre todo si se busca lograr cambios sustentables y duraderos en el tiempo y que abarquen una perspectiva más holística del Ser Humano. De ahí que la Psicología y el Coaching estén tremendamente relacionados y sea fundamental acudir a profesionales en esta materia para asegurarnos buenos resultados.

 

Nunca hay que olvidar que como todo proceso de cambio, siempre implica un desafío y un stress ya que existe una tendencia inherente al Ser Humano a quedarnos muchas veces en nuestra zona de confort o status quo, lo cual no hace nada más que aportar resistencia, en este caso al “nuevo estilo” que queremos adoptar. No obstante la clave en relación a esto último es siempre la siguiente: “Tu imagen externa debe ser fiel reflejo de tu interior” es decir proyectar el cómo nos sentimos y auto-concebimos y por supuesto – en palabras simples – si no estamos bien por dentro, será muy complicado y real reflejarlo hacia fuera de manera consistente. Lo peor que podemos hacer es utilizar el vestuario para disimular inseguridades o aparentar algo que no somos.

 

Hoy debido al estrés del ritmo del día a día y al poco tiempo que tenemos para uno, resulta fundamental hacer una pausa y encontrase, o bien re-encontrarse, con una esfera más espiritual – que es lo único que nos hace netamente humanos -. Para esto hay muchas formas, y una de ellas es el profundizar en la imagen personal, lo cual puede ser el perfecto hincapié para iniciar un maravilloso proceso de transformación de adentro hacia fuera y viceversa. Al ahondar en el mundo de la imagen empezamos a redescubrir muchas cosas que desconocíamos o dábamos por sentadas, como por ejemplo conocer quién realmente, lo que nos gusta e importa, lo que nos motiva y expresarlo también de manera acertada a través de nuestra apariencia física y volver a sentirnos a gusto con uno mismo.

 

Nunca es tarde para dejar atrás nuestros miedos o prejuicios y abrirse a destacar lo mejor de sí mismo a través del autoconocimiento y el tomar mayor conciencia de quienes somos, haciendo así a la Imagen Personal una poderosa herramienta de transformación.

 

Un fuerte abrazo!

María Paz